Un regalo especial, Navidad en Marjal

“Nochebuena en casa de la abuela: pica-pica con los buñuelos que me vuelven loco, cóctel de piña con gambas para empezar a entrenar el estómago y ya llega el cordero al horno con guarnición; coulant de chocolate para terminar y turrones, neulas, bolitas de coco, polvorones, mantecados y bombones para rematar. Sin tiempo a recuperarme, el 25 comemos en casa de mi hermano: más pica-pica, más gambas, más carne con guarnición, más postres, más turrones… Ufff! No sólo no me recompongo sinó que además voy de mal en peor…, y el 26 tenemos 15 invitados en casa!: más pica-pica, marisco, pescado con guarnición, postres, turrones…

Suerte que todavía me quedan vacaciones y nos vamos tres días a Marjal Allotjament. No es que allí nos pongamos a hacer régimen, pero por fin una caminata por los caminos de los arrozales, un paseo en bici hasta la playa del Trabucador, una visita al Faro, cielos claros, horizontes planos… Tal vez hasta prescindo de los almuerzos y luego meriendo en las cafeterías de Tortosa, Amposta o Sant Carles, cerca del río o del mar, con las lucecitas pero sin el bullicio y el gentío…

Desde luego, estos días en Marjal ¡¡son un regalo especial!! “

Si tú también quieres disfrutar más de la Navidad, aprovechas las últimas ofertas, haz ahora tu reserva  y… descansa.

Delta del Ebro en invierno

Delta del Ebro en invierno

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone